El Abierto de Madrid se disculpó el jueves por no haber permitido a las finalistas de dobles femenino dirigirse al público durante la ceremonia de premiación el pasado fin de semana.

Mientras que los finalistas que los cuadros de dobles masculino, y de sencillos en ambas ramas, pudieron dar discursos ante los espectadores tras sus partidos, las campeonas Victoria Azarenka y Beatriz Haddad Maia y las derrotadas Coco Gauff y Jessica Pegula no pudieron recibir ese trato habitual — para asombro generalizado — tras la final del domingo.

Las tenistas fustigaron lo ocurrido, algo que generó un fuerte rechazo por parte de aficionados del tenis en las redes sociales.

Cuatro días después del incidente, el director ejecutivo del torneo, Gerard Tsobanian, dijo que eso no volverá a ocurrir.

Patrocinadores Oficiales de la RevistaIMX

“Pedimos sinceras disculpas a todas las jugadoras, jugadores y aficionados que esperaban más del Abierto de Madrid”, dijo Tsobanian en un comunicado publicado en Twitter. “No dar a nuestras finalistas de dobles femenino la oportunidad de dirigirse a los aficionados al final del partido fue inaceptable y nos hemos disculpado”.

Después de la final, Gauff lamentó que ella y sus compañeras no pudieron dirigirse al público para agradecerles su apoyo.

Pegula manifestó que nunca había visto algo así.

“Lo ocurrido en Madrid fue realmente decepcionante”, dijo Pegula. ¿Qué si pensé que no íbamos a poder hablar? No. Nunca había oído algo como eso, en mi vida. No sé en qué siglo vive la gente cuando tomaron esa decisión o cómo fue la conversación en la que lo decidieron».

Tsobanian señaló que el torneo se disculpó directamente con las cuatro finalistas, y que trabajan con la WTA «para revisar nuestros protocolos y nos comprometemos a mejorar nuestros procesos de cara al futuro”.

“Cometimos un error, y esto no volverá a ocurrir nunca”, añadió.

Tsobanian no aludió a otras situaciones que provocaron críticas.

Aparte de que las chicas recogepelotas en partidos prominentes del cuadro masculino lucieron faldas cortas y camisetas que enseñaban el ombligo, los organizadores provocaron furor en las redes sociales por la disparidad en el tamaño de los pasteles de cumpleaños que entregaron a sus campeones de individuales.

El astro local Carlos Alcaraz, quien revalidó el título masculino, recibió un gigantesco pastel tras su victoria en la semifinal que disputó el viernes. En cambio, Aryna Sabalenka, la campeona del cuadro femenino, recibió una torta mucha más chica.

El torneo ATP-WTA y su principal auspiciador difundió un anuncio en la televisión española durante el certamen en el que deploró la violencia de género, incluyendo la participación de mucho de las principales figuras del tenis.