Si los Nuggets de Denver logran mantener su dominio en la Ball Arena, no sólo se impondrán a LeBron James y Anthony Davis sino que vencerán además a los fantasmas de sus horribles actuaciones contra los Lakers de Los Ángeles en postemporada.

Los Nuggets han perdido todas sus siete series de playoffs contra los Lakers en su historia, incluida la disputada en la burbuja de la NBA en 2020.

Ambos clubes volverán a enfrentarse por cuarta ocasión en la final de la Conferencia Oeste que comienza el martes en la noche en Denver. Los Nuggets tienen marca de 40-7 en casa —la mejor de la NBA— y han salido airosos en todos sus seis partidos de playoffs en la Ball Arena.

«Quizá es uno de los mejores escenarios que tenemos en la liga para un equipo de casa”, dijo el entrenador Darvin Ham que está en su primera temporada con los Lakers. “Su multitud va a estar en vilo en sus asientos, de pie, taconeando y gritando”.

Patrocinadores Oficiales de la RevistaIMX

Al término de una animada práctica el lunes, el entrenador de los Nuggets, Michael Malone, eludió hacer declaraciones sobre la decepcionante marca de Denver de 8-25 frente a los Lakers en postemporada.

Los Lakers han conquistado el campeonato de la NBA cada vez que han vencido a los Nuggets en la serie de la Conferencia Oeste —a decir en 2020, 2009 y 1985— y un par de ocasiones más cuando se impusieron a Denver en rondas iniciales.

“Alcanzar la final de la NBA es lo importante”, declaró Malone. “El hecho de que se trate de los Lakers quizá hará mucho más especial la serie para bastante gente que nos apoya y eso aumentará la emoción y la locura en la Ball Arena, así que estamos de acuerdo”.

Aunque a ambos equipos les gusta apretar el ritmo, eso podría ser más difícil para los Lakers, que no están acostumbrados a jugar a la altitud de Denver.

Sin embargo, el superastro de los Nuggets, el serbio Nikola Jokic, descarta que el aire enrarecido de Denver favorezca la eficacia del equipo.

“Pensamos que se debe a nosotros”, dijo Jokic. “No creemos que se deba a la altitud”.

Sea como sea, Jokic subrayó que los Lakers ganaron de visitantes sus primeros partidos contra Memphis y Golden State en las dos rondas iniciales de la postemporada. “Esperamos que no vaya a ser el caso aquí”, agregó.

Jokic se abstuvo de mencionar alguna lección del anterior duelo entre ambos conjuntos que pueda ayudar esta vez a los Nuggets. “Para ser sinceros, ninguna”, dijo. “No lo recuerdo”:

Pero James sí lo recuerda bien y ve a un contrincante más formidable esta vez con Jamal Murray y Jokic, quienes consolidaron rápidamente su categoría como la mejor mancuerna ofensiva ahora que Murray ha regresado tras sufrir un desgarro del ligamento cruzado anterior en 2021.