A dos días del despliegue de más de 6,000 elementos de la Guardia Nacional en instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro, se han registrado distintas manifestaciones, dos detenciones y sanciones a uniformados federales por sobrepasar sus funciones. La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aseguró que tras el choque de dos trenes en la Línea 3 del Metro, ocurrido el 7 de enero pasado, se registraron distintos hechos “inusuales” que afectaron al servicio en las líneas 3, 5, 7, 8 y B, como cortocircuitos y conatos de incendio, lo que sustenta la presencia de la Guardia Nacional en estaciones. Organizaciones de la sociedad civil y grupos opositores a la administración de Claudia Sheinbaum se han manifestado en contra de la decisión del gobierno capitalino e incluso, usuarios realizaron pintas, protestas y causaron desmanes en algunas estaciones.

“Metro popular”

Al grito de “Metro chafa, no se paga», un grupo de estudiantes de la UNAM se manifestaron en la estación Universidad de la Línea 3 del Metro el mismo día en que la Guardia Nacional inició sus jornadas de vigilancia. Los casi 50 jóvenes clausuraron los torniquetes con mantas y cinta adhesiva, e invitaban a los usuarios a no pagar pasaje en el Metro hasta que el gobierno de la Ciudad de México garantizara un buen funcionamiento. Después de más de hora y media de presencia, la manifestación concluyó, sin incidencias mayores.

Detenida en Centro Médico

El jueves 12 de enero, una mujer fue detenida por elementos de la Policía Auxiliar capitalina por presuntamente arrojar unas aspas para lavadora a las vías, lo que pudo haber provocado un cortocircuito y afectaciones al servicio. De acuerdo con la Fiscalía de la Ciudad de México, la mujer fue identificada como Viviana “N”, quien después de ser detectada por los uniformados, fue detenida y llevada a una agencia del Ministerio Público. Esta autoridad la acusa del delito de ataques a las vías de comunicación.

Sanción a elementos de GN El viernes 13 de enero, jóvenes se manifestaron al interior de la estación Tlatelolco de la Línea 3 del Metro en contra de la presencia de la Guardia Nacional. Los uniformados detuvieron a una persona por presuntamente realizar pintas en las instalaciones. Martí Batres, secretario de gobierno de la Ciudad de México, detalló que el joven fue liberado y los uniformados que participaron en la detención fueron sancionados. Esa misma tarde, un grupo de feministas se manifestaron en la estación Bellas Artes de la Línea 2, quienes además rompieron lectores de tarjeta en los torniquetes, realizaron pintas y dieron acceso libre a los usuarios.

“Claridad en sus funciones”

Federico Taboada , urbanista y experto en movilidad, aseguró que en distintos países, fuerzas militares o corporaciones federales son las encargadas de resguardar instalaciones consideradas de alta seguridad, y el Metro es un organismo que requiere de una vigilancia especial, pues es usado por millones de personas diariamente. “Por ejemplo, en Francia, la Guardia Nacional tiene a su resguardo centrales nucleares, los trenes, las vías ferroviarias; en Japón, el Metro e incluso la bolsa de valores; en Suiza, cualquier cosa que afecte la operación del Metro es considerada como terrorismo”, dijo en entrevista. Consideró que el gobierno de la Ciudad de México no ha logrado comunicar adecuadamente la justificación de la presencia de la corporación federal, sus funciones y atribuciones. “Daría mucho más certeza que el gobierno de la Ciudad de México refuerce su comunicación para dar a conocer cuáles son las tareas de la Guardia Nacional y evitar confesiones o mala información al respecto”, indicó. Resaltó que no se puede hablar de una “militarización” del Metro, pues ningún elemento de la Guardia Nacional se encuentra armado y sus funciones son disuasivas.

]]>