Aunque en este momento se encuentra en pausa, por los tiempos de las sesiones ordinarias del Congreso, el proceso de selección de cuatro consejeros del INE, entre ellos su presidente, será la nueva disputa entre los diputados oficialistas y el bloque opositor, pues quienes resulten electos serán corresponsables de organizar las elecciones de 2024 y podrían definir el rumbo del organismo electoral. Será también una prueba de fuego para la oposición, pues bastarán los votos de 58 de los 69 diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para tener mayoría calificada y lograr que, en su caso, la “Cuarta Transformación” que encabeza Morena pudiera construir un eventual acuerdo de reparto; para los expertos, el riesgo es que se vive un momento de «politización» que puede afectar la designación.

Sin embargo, Ignacio Mier, coordinador de los diputados de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados, admite que si bien antes se daba un reparto de “cuotas y de cuates” en el Instituto Nacional Electoral (INE), ahora no ocurrirá. Para el líder de los diputados priistas, Rubén Moreira, no habrá negociación. “No se nos ha ofrecido nada ni lo hemos pedido, Nosotros queremos que se escoja a los mejores, y queremos que a la convocatoria acudan todos los buenos mexicanos a que puedan concursar para ser consejeros”, advierte. Pero anticipa que si Morena se lo propone podría conseguir perfiles afines y eso no sería culpa del tricolor. “Lo que podemos hacer es insistir en que sean los mejores, ellos tienen los números, la gente se los dio, le dio los números entonces a nosotros no nos pueden responsabilizar de lo que pase”, explica.

Expertos ven riesgos por la politización del proceso Para Hugo Concha, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, el proceso de elección de los nuevos consejeros estará “superpolitizado”, sobre todo en un país donde dijo, “todo está polarizado”. “Era de esperarse que el proceso se haya politizado, pero veo bien que el TEPJF haya resuelto ordenar a la Jucopo modificar la convocatoria… Serán las instituciones las que deben de actuar, no me preocupa, pero va a ser superpolitizado el proceso era de esperarse porque el país todo está polarizado”, planteó. Además, será un proceso muy visto, muy observado, pero era de esperarse, pues “la política es la política y el Tribunal hizo lo que tenía que hacer en el sentido de que el nombramiento del CTE tiene autonomía de actuación”. De su lado, Javier Martín Reyes, investigador de tiempo completo del IIJ de la Máxima Casa de Estudios, coincidió en que la Sala Superior del TEPJF, “hizo bien” en modificar la convocatoria para elegir las cuatro vacantes que habrá a partir de abril próximo. “Fue una buena sentencia del Tribunal, porque elimina ciertas obligaciones que podrían constituir injerencias indebidas de la Jucopo en el CTE… Tiene razón el TEPJF al decir que indebidamente no se separaba la elección del presidente del INE del resto de las consejeros y consejeras. Y si son diferentes cargos y funciones, entonces, sí es enteramente razonable”, comentó.

El proceso en ‘stand by’ La elección de los cuatro consejeros del INE que asumirán el cargo el próximo 4 de abril inició con la convocatoria emitida en diciembre, para constituir un Comité Técnico de Evaluación (CTE) de siete integrantes, quienes serán los que revisen los expedientes de todos los interesados, les apliquen exámenes, los entrevisten y, tras esas etapas, propongan a la Jucopo cuatro listas de cinco perfiles idóneos para el cargo. El Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ya propusieron a cuatro integrantes de ese CTE, dos cada uno, mientras que la Jucopo debe designar a tres personas más. Además, deberá corregir la convocatoria al proceso para garantizar –por orden de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF)– que el CTE trabaje con plena autonomía (y no rindiendo informes parciales de sus avances a la Jucopo, como estaban las bases) y que las designaciones sean en paridad. Estas modificaciones se harán hasta el 1 de febrero, fecha en la que el Congreso reanudará sus sesiones ordinarias. Por eso el proceso está prácticamente en su etapa inicial, de integración del CTE, órgano que examinará a todos los aspirantes a integrar al INE. Cuando ese Comité mande las quintetas a la Jucopo, éste deberá presentarlas a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, para que sean votados. De tal suerte que serán consejeras y consejeros electorales, quienes obtengan mayoría calificada de votos, es decir, las dos terceras partes de los legisladores presentes, o sea 334 en caso de que acudan 500.
Va Por México se reagrupa contra Reforma Electoral Aunque el PRI dio a Morena sus votos a favor de la extensión de la militarización hasta el 2028 y con ello incumplió la “moratoria constitucional” que la coalición opositora Va por México anunció para rechazar reformas a la Constitución, ese bloque opositor se reunificó para rechazar, juntos, la reforma electoral tanto a nivel constitucional como vía leyes secundarias. El coordinador del PAN, Jorge Romero Herrera, dijo que el bloque de Va por México seguirá unido también en este proceso de elección de consejeros del INE. Admitió que no se puso un candado al PRI para evitar que vote de nuevo con Morena. “Ningún amarre, simplemente estamos nosotros resueltos, seguros de que vamos a fungir como coalición parlamentaria y para lo que nos eligió la gente que fue defender la Constitución y la democracia”, aclara. Tanto para el panista como para el líder de los diputados del partido Movimiento Ciudadano (MC), Jorge Álvarez Máynez, será crucial para conseguir ese objetivo, que el CTE, que será el “gran filtro” del proceso, garantice que pasen hasta la votación del pleno, perfiles idóneos, imparciales y con capacidad, para ser buenos consejeros del INE. “Hay un gran filtro, primero existe un CTE y es ahí donde nosotros vamos a hiperverificar en la Jucopo que las personas que lo integren sean personas que de a de veras no tengan alguna filiación cromática, ese va a ser nuestro máximo empeño”, dijo Romero Herrera. Es claro –admitió- que los de Morena “buscarán tener en el CTE, no somos ingenuos, pero vamos a defender que haya perfiles de otro tipo”, pues ese Comité será definitivo para la integración de las quintetas. “Lo primero que hay que defender es el CTE, es una batalla fundamental. Siempre (la evaluación) se ha hecho con profesionalismo, incluso en la 64 legislatura en la que ya tenía mayoría Morena el Comité se comportó a la altura. Esa es la primera batalla y no podemos permitir que Morena capture al INE”, estableció Álvarez Máynez. “Cuando estábamos junto con ellos en la oposición, siempre dijimos sin cuotas ni cuates y resulta que ahora ellos al llegar al poder han puesto a todas las cuotas y a todos los cuates. Entonces esa es una batalla fundamental y en el MC estamos lista para darla”, advirtió el líder naranja.

¿Cuotas guindas? En octubre, el líder de los diputados de Morena, Ignacio Mier, inició sus ”asambleas informativas” para explicar por qué debería de impulsarse la reforma electoral propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador. En asamblea en su natal Puebla, Mier Velazco aseguró que si el Consejo general del INE es de 11 miembros eso se debió al reparto de posiciones y también, “para que alcanzara para los principales partidos”. “Y después los subieron porque todos los partidos decían: oye, ¿y el mío cuál va a ser? Entonces bueno, pues que sean siete. Y entonces el partido amarillo dijo: ¿oye, a mí que me toca?, bueno, que sean nueve. Y el naranja dijo ¿y yo qué?, bueno, que sean once. Por eso son once, son once porque se los reparten los partidos políticos”, mencionó. “Nos convendría como Morena, que las cosas se quedaran igual (sin reforma), porque se van a elegir cuatro, pues ahora como somos mayoría, ¡podemos ponerlos nosotros!”, sostuvo, aunque más adelante aclaró que su partido no busca eso, aunque podría hacerlo, pues eso era parte de la “simulación del pasado”. Cuestionado sobre las posiciones que tocarían a los partidos de la “Cuarta Transformación”, es decir Morena y sus aliados el Partido del Trabajo (PT) y Partido Verde (PVEM), el vicecoordinador de los diputados petistas, Reginaldo Sandoval, sostuvo que esta fuerza política no busca alguna “cuota”. “No, si no hay acuerdo entre las fuerzas políticas tendría que ser un proceso de insaculación (tómbola) no hay otro procedimiento si no hay mayoría calificada. Sería muy lamentable que no se llegara a un acuerdo… yo apelo a que nos diéramos cuenta todos los grupos parlamentarios de la importancia de contar con un órgano electoral sólido, fuerte y legítimo”.

¿Definición por tómbola? La insaculación o tómbola es el último recurso que establece la ley para designar a los cuatro consejeros electorales que integrarán el Consejo General del INE, tras la conclusión de su cargo de su presidente Lorenzo Córdova Vianello, así como de Ciro Murayama Rendón, Adriana Favela Herrera y José Roberto Ruiz Saldaña. De acuerdo a la convocatoria, antes deberán cumplirse cuatro etapas. Serán consejeros del INE los que alcancen mayoría calificada de los diputados presentes. Si acuden los 500 se requerirán 334 y Morena y sus aliados no cuentan con ese número. A esos partidos de la “Cuarta Transformación” les faltan 58 votos de diputados. Así que como ha pasado con reformas constitucionales, requieren del voto del Partido Revolucionario Institucional (PRI), bancada con integrantes suficientes (69) para darles sus votos, aunque el PAN con sus 115 legisladores también tiene el peso suficiente para construir la mayoría calificada. Pero si no se alcanza esa votación las quintetas serán devueltas a la Jucopo “a efecto de que generen los consensos”. Y en caso de que se venza el plazo que establece la convocatoria (28 de marzo), no se notifique ese acuerdo o de nuevo no se alcancen los votos necesarios, se convocará a sesión para realizar una insaculación o tómbola. En ese caso se procederá a la “insaculación de las y los aspirantes incluidos en cada una de las listas”. Pero de no realizarse este sorteo, “la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados remitirá de inmediato” al Pleno de la SCJN las quintetas. Será la Corte la que realice una tómbola de la que resulten en definitiva los nuevos consejeros electorales.

]]>