El que un jurado de Estados Unidos haya declarado al exsecretario de Seguridad Pública, Genero García Luna «culpable» en una Corte de Estados Unidos, es un “duro golpe” para el PAN y su futuro electoral rumbo a las elecciones del 2024 y “gasolina” para Morena y su carrera por permanecer en la Presidencia de la República por seis años más. Para analistas políticos, con esa resolución se deja “mal parado a México”, no solo porque no fue su sistema de justicia el que llevó al exsecretario de Estado juicio, sino porque a nivel internacional las instituciones mexicanas son vistas como «corruptas e ineficientes», por lo que advierten que el juicio tendrá secuelas políticas en México y efectos en la credibilidad institucional.

“Este tipo de resoluciones de un tribunal de otro país hace evidente cómo ha escalado el fenómeno de la corrupción en las instituciones mexicanas hasta llegar al punto más elevado: un secretario. ¿Qué consecuencias tiene esto en el ámbito internacional? Pues afecta la reputación de las instituciones de nuestro país”, considera el especialista en seguridad y catedrático del Tecnológico de Monterrey, Juan Carlos Piña. Genaro García Luna es el primer funcionario de alto nivel en ser llevado a juicio y declarado culpable por la justicia de Estados Unidos. Luego de tres años desde su detención y semanas de juicio, el hombre de confianza del gobierno de Felipe Calderón recibió el veredicto: culpable . Es culpable por conspiración internacional para distribuir cocaína, conspiración para distribuir cocaína, conspiración para importar cocaína, ser socio de una empresa criminal y hacer declaraciones falsas ante una autoridad estadounidense. Enfrentará una pena mínima de 20 años y hasta cadena perpetua. Sin embargo, éste no es un triunfo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. García Luna fue detenido en Texas, Estados Unidos en 2019. “Es muy importante lo que sucedió en los Estados Unidos, refleja que la justicia mexicana no fue capaz de llevarlo a juicio . Estamos siendo vistos desde afuera desde el peor ángulo: que el gobierno mexicano no puede enjuiciar a narcotraficantes, no puede hacer justicia por sí mismo, aparece como un país débil y evidentemente golpea a Felipe Calderón y al PAN”, considera Benedicto Ruiz, analista político.

Acción Nacional, el principal afectado Si bien García Luna nunca fue militante de Acción Nacional, su veredicto es un “duro golpe” para Felipe Calderón y el PAN. Habían pasado minutos de que se dio a conocer el veredicto del jurado cuando en México surgieron las reacciones mediante las cuales algunos se deslindaron, defendieron o reiteraron sus acusaciones. El vocero de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez, fue uno de los primeros. En sus redes sociales afirmó que había llegado la justicia para “el escudero” de Calderón: «Los crímenes en contra de nuestro pueblo no serán olvidados nunca”. Desde Morena, su presidente nacional Mario Delgado propuso retirarle el registro a Acción Nacional al considerar que es una organización criminal más que política. Genaro García Luna formó parte de las dos administraciones que ha tenido Acción Nacional al frente de la Presidencia de la República. Con Vicente Fox, dirigió la Agencia Federal de Investigaciones de 2001 a 2006, y con Felipe Calderón se encumbró en el poder al ser nombrado como secretario de Seguridad Pública federal.

El expresidente Felipe Calderón también fijó su posicionamiento y aseguró que “jamás” pactó con criminales. “Como presidente de México luché con toda determinación en contra de la delincuencia, con la ley en la mano, sin dar tregua ni hacer distinción entre grupos. Jamás negocié ni pacté con criminales. Jamás usé la investidura presidencial para abogar por sus intereses”, afirmó en una carta que compartió en redes sociales. En Acción Nacional también hubo algunos deslindes, recordando que García Luna no fue nunca su militante. Sin embargo, al partido le cobrará factura el paso de García Luna por sus dos sexenios, de acuerdo con los expertos. “Este es un golpe duro para el legado del expresidente Felipe Calderón, es un es un revés para el Partido Acción Nacional que se estaba perfilando como la punta de avance de la oposición para el 2024, y este veredicto en contra de García Luna abre la puerta para que se sigan investigando muchos otros personajes durante el sexenio del expresidente Calderón. Va a tener sin duda una repercusión electoral”, considera el politólogo y catedrático de la UNAM, Édgar Ortiz Arellano. Y si el PAN pierde, ¿quién gana? Morena y el presidente Andrés Manuel López Obrador. Este miércoles en su conferencia de prensa el titular del Ejecutivo federal aseguró que el caso García Luna es solo una muestra de la decadencia que prevaleció en gobiernos anteriores y adelantó que seguirá refiriéndose a este episodio del México de antes. “El veredicto es un elemento clave para nutrir o fortalecer el discurso del actual gobierno. Es sabido que el gobierno actual ha planteado muchas ocasiones que los sexenios anteriores eran cotos de corrupción, entonces este veredicto no hace otra cosa más que confirmar y robustecer el discurso político del presidente”, agrega Juan Carlos Piña. Este capítulo sin duda, de acuerdo con los analistas, será llevado a las campañas electorales de 2024. Si bien Morena ya se veía con ventaja en las preferencias, este golpe restará fuerza a su principal opositor. «Con lo que ha pasado, el PAN tiene menos margen de maniobra para negociar la postulación de un candidato. Es muy probable que el candidato venga del PRI, del PRD y la sociedad civil, y también, es un buen momento para Movimiento Ciudadano de perfilar a algún liderazgo, es una coyuntura muy favorable para ellos», agrega Ruiz.

Acción Nacional ya no tiene entre sus filas a Felipe Calderón desde hace 51 meses, pues en noviembre de 2018 el expresidente presentó su renuncia a su militancia. Sin embargo, cargará con las consecuencias de haber encumbrado a un funcionario como García Luna, a quien la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) detectó operó una red de corrupción y desvíos que generaron daños al erario por más de 750 millones de dólares. La “mala fama” ocasionada por el caso García Luna le restarán más allá de simpatías. Para Édgar Ortiz Arellano, incluso podría costarle la posibilidad de ser esa fuerza política la que impulse al candidato presidencial en un convenio electoral con PRI y PRD. “Si el PRI sale bien librado en los dos procesos electorales, Estado de México y Coahuila, es probable que haya una reconfiguración de la alianza y pudiese ser el PRI quien va a elegir al candidato a la Presidencia, porque definitivamente el Partido Acción Nacional va a tener que remar a contracorriente para poder restablecerse como una opción viable en el país. Acción Nacional es quien va a pagar la factura por esta resolución de García Luna”, advierte. Mientras García Luna espera su sentencia, Acción Nacional deberá empezar reorganizarse en busca de resurgir del que puede ser considerado uno de los episodios más complejos de sus 83 años de historia con uno de sus militantes y otro que nunca figuró en su padrón.

]]>