Han pasado cuatro días de que Sinaloa vivió una jornada violenta luego de operativo de captura de Ovidio Guzmán López, alias ‘El Ratón’, hijo del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. A unos días de estos hechos, la comunidad de Jesús María, en Culiacán, Sinaloa, poco a poco retoma sus actividades en medio de un despliegue militar y de seguridad.

Aunque autoridades federales y estatales llevan a cabo ya distintas acciones de ayuda humanitaria, los pobladores de Culiacán y de la comunidad de Jesús María aún se encuentran afectados luego de los hechos violentos que se registraron este jueves. Este 9 de enero, autoridades del gobierno estatal reconocieron que se continúan recibiendo reportes de robo de vehículos y que muchos pobladores sufren además estrés postraumático. Por ello, según se informó, desde el viernes, se llevan a cabo distintas acciones de labor social en la comunidad, incluyendo, la distribución de alimentos, despensas y cobijas, esto mientras se mantiene un despliegue de fuerzas de seguridad en la entidad. El gobernador de Sinaloa, Rubén Rocha Moya, informó este lunes 9 de enero, en conferencia de prensa, que en Jesús María se tiene habilitada una cocina caliente, en donde se ofrecen alimentos las 24 horas del día, además de que se acudirán de manera voluntaria cerca de 60 médicos, enfermeras, odontólogos y psicólogos a atender a la población en el centro de salud de la comunidad. También se informó que se instalará un módulo para recabar todos los daños que el operativo ocasionó en las escuelas, casas y vehículos. “La asistencia social la estamos llevando a cabo desde el viernes, al siguiente día del evento, les estamos llevando agua, alimentos, despensas y medicamentos. Es ese día, ya por la tarde asistió la subsecretaria de Derechos Humanos, el secretario de Gobierno”, detalló el gobernador. El gobernador informó además que debido a que varios pobladores denunciaron que los tinacos de sus casas quedaron inservibles, también se estará haciendo entrega de estos insumos. Según reportó, la luz eléctrica quedó ya debidamente restablecida el día sábado.

Así quedó la casa donde capturaron a hijo del Chapo Guzmán

También se dio a conocer que más de 1,500 militares estarán pendientes de atender el robo de vehículos, pues según informó, algunas personas continúan reportando que están siendo despojados de autos. “Primero, probablemente se quieran reponer los vehículos que se perdieron en el operativo; dos, vamos a cuidar las gasolineras por lo mismo, hay una serie de puntos que interesa mantenerlos, no solo vamos a cuidar que no se roben la gasolina, lo que ocurre es que puede haber afectación a humanos; estamos cuidando el tema de la electricidad, en algún momento se amenazó con que se iba a dejar a oscuras Culiacán, estamos teniendo mucho cuidado con puntos estratégicos para que funcione con normalidad la vida en la ciudad y en el estado”, dijo. Autoridades locales detallaron que se han recibido un total de 120 denuncias por robo de auto, aunque se espera que dicha cifra podría aumentar en los próximas días, además instaron a los ciudadanos afectadas a presentar la denuncia correspondiente, a efecto de que puedan recibir un apoyo económico en caso de que sus autos no cuenten con seguro. Finalmente, el gobernador expresó que aunque algunos pobladores rechazaron recibir apoyo o ayuda de las autoridades, el gobierno estatal y federal continuará con estas acciones. Este sábado a través de un comunicado de prensa, el gobierno estatal apuntó que “si bien un reducido grupo de pobladores manifestó su comprensible molestia con los recientes acontecimientos, la mayor parte de la comunidad expresó su agradecimiento con los integrantes de la Caravana que además de distribuir más de 1,100 despensas, 50 tanques de gas con su estufa de parrilla, 500 cobijas e igual número de colchonetas”. El gobierno de Sinaloa informó además que este lunes reiniciará la entrega de programas sociales del Bienestar, como las pensiones de adultos mayores y la entrega de tarjetas a beneficiarios. Con rastros de sangre, cientos de casquillos y poco más de una decena de vehículos blindados con impactos de bala se encuentra la casa donde fue detenido Ovidio Guzmán, uno de los hijos de Joaquín «el Chapo” Guzmán, en Sinaloa, ubicada en Sinaloa, al norte de México.

Mientras que en el interior de la finca, ubicada en el poblado de Jesús María, de aproximadamente 150 metros cuadrados, quedaron esparcidos decenas de casquillos y autos deportivos dañados, además de otros vehículos que tienen pegadas calcomanías de un ratón, alusivo al apodo con el que se conoce a Ovidio. Hasta este sábado, agentes del Ejército Mexicano continúan realizando inspecciones en la zona.Tras su captura, Ovidio Guzmán fue ingresado al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 1 del Altiplano -conocido también como el penal de Almoloya-, ubicado en el Estado de México, donde también estuvo recluido su padre, quien se fugó de ahí en 2015. Ahí, un juez le dictó prisión preventiva y fijó un plazo de 60 días para que Estados Unidos reúna la información para solicitar la extradición del narcotraficante.En tanto, su defensa tramitó dos amparos, uno contra la extradición inmediata y otro para evitar que Guzmán permaneciera incomunicado, además que pidió que se le otorguen medicamentos alegando una cirugía y diversas enfermedades que padece. La detención de Ovidio sorprendió al ocurrir días antes de la visita a México del presidente estadounidense Joe Biden, con motivo de la Cumbre de Líderes de América del Norte, aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador, negó cualquier relación entre los dos hechos. Con información de EFE.

]]>