La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y Juan Patricio Riveroll Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), firmaron un acuerdo este lunes facilitar que tras un choque menor, los automovilistas puedan mover sus unidades y liberar las vías de tránsito sin perder el derecho a perder la atención o al pago de daños. Así, el gobierno capitalino emitirá posiblemente este martes o antes del 31 de mayo una reforma al artículo 54 del Reglamento de Tránsito para que ante un hecho de tránsito sin lesionados y cuando no haya conductores en estado de ebriedad, se puedan mover los automóviles y con ello disminuir el tráfico ocasionado por incidentes menores.

A través de este acuerdo, se establece que los automovilistas involucrados en un choque menor, conocido también como choques «lámineros» podrán moverse a un lugar donde no estorben la vialidad y esperar a que lleguen las aseguradoras. Sin embargo, esta medida no aplicará cuando haya lesionados o personas fallecidas, daños a la vía pública o personas en estado de ebriedad. El secretario de movilidad Andrés Lajous detalló que, con este convenio de colaboración, las aseguradoras se comprometen a dar a conocer a sus clientes que, en caso de hechos de tránsito «lámineros», se pueden liberar la vialidad sin perder el derecho a la atención, además de que se intercambiará información para el mejoramiento de la seguridad vial y atención a hechos de tránsito.

¿En qué casos sí pueden moverse los vehículos tras un choque?

Según se detalló, los automóviles podrán moverse sólo cuando en el accidente no haya personas lesionadas; solo haya daños materiales en los vehículos privados y cuando no haya conductores en estado de ebriedad o bajo el influjo de alguna sustancia; o cuando no haya daños en vía pública. De tal forma se podrá hacer la reclamación de daños sin ninguna afectación ante las aseguradoras. Con esta modificación los vehículos podrán moverse y ser reubicados en lugares donde no afecten a otros usuarios de la vía. Sin embargo, si una persona pierde la vida, existen lesionados; algún conductor se encuentra bajo los influjos del alcohol o cualquier otra sustancia o haya daños en la vía pública a, los conductores deberán esperar a las autoridades. Según se estima, el 80% de choques en la capital se tratan de accidentes menores, por lo que con esta medida se busca evitiar el entorpecimiento de la circulación vial y resguardar también la integridad de los automovilistas involucrados.

]]>