Marcelo Bielsa será el nuevo técnico de Uruguay, confirmó el jueves un dirigente de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Luego de tres meses de negociaciones, el entrenador argentino dio su visto bueno a un contrato, dijo a The Associated Press Jorge Casales, secretario de competiciones e integrante del consejo ejecutivo de la AUF.

“Sólo falta la firma», indicó Casales.

Se prevé que Bielsa, de 67 años, viajará a Montevideo en los próximos días para ser presentado, añdió el dirigente.

Patrocinadores Oficiales de la RevistaIMX

Uruguay ha estado sin un técnico permanente desde que, bajo la conducción de Diego Alonso, se despidió tras la primera ronda del Mundial de Qatar en diciembre pasado.

El “Loco” Bielsa dirigirá a la Celeste para cubrir una etapa de 39 meses con miras a la Copa Mundial de 2026.

El debut de será en junio cuando Uruguay enfrente a Nicaragua y Cuba el 14 y 20, respectivamente, durante una fecha FIFA. Las eliminatorias mundialistas arrancarán a inicios de septiembre, midiéndose contra Chile de local y Ecuador como visitante.

También estará a cargo de la selección Sub23 que disputará el torneo de fútbol en los Juegos Olímpicos de París el año pasado.

La AUF buscó a Bielsa para optimizar sus recursos e imponer nuevas características al fútbol uruguayo con la metodología de trabajo de Bielsa, reconocida mundialmente en 30 años como entrenador.

“Su filosofía de vida es muy valorada por todos los jugadores que han pasado por su atención», dijo Casales.. El legado que deja en los jugadores es también otra de las características deseables para la AUF. Es un cultor del detalle en el trabajo, que no admite atajos para llegar a los objetivos propuestos».

Justamente ese culto por el detalle le ha dado el mote de “loco”.

Bielsa es un obsesivo del buen juego y la conducta. Ese perfil ilusionó a los directivos de fútbol uruguayo desde un comienzo.

“Estamos trayendo a alguien que sabemos que nos va a dejar un legado que va más allá de los 90 minutos de un partido o de los partidos de un campeonato”, afirmó Casales.

Será apenas el segundo extranjero que dirige a la Celeste. Daniel Passarella, otro argentino, lo hizo entre 1999 y 2001.

Bielsa dirigió a Argentina entre 1998 y 2004. Su ciclo incluyó una eliminación en la fase de grupos del Mundial de Corea-Japón 2002 y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Decidió renunciar por cuestiones personales.

Nacido en Rosario, Bielsa también dirigió 51 partidos de la selección de Chile, entre 2007 y 2011, donde cosechó 28 victorias y ocho empates. Les dirigió en el Mundial de Sudáfrica de 2010, alcanzando los octavos de final.

A nivel de clubes tiene una trayectoria que empezó en Argentina con Newell’s Old Boys — de su ciudad natal — y Vélez Sarsfield. También dirigió en México (Atlas y América), España (Athletic Bilbao y Espanyol), Francia (Olympique de Marsella y Lille) en Francia.

Su última campaña en Europa fue con el Leeds United, equipo que sacó de la segunda división de Inglaterra. Consiguió un noveno puesto en la temporada 2020-2021 de la Liga Premier, pero fue despedido en el siguiente curso. Había estado sin dirigir desde febrero de 2022, pasando su tiempo entre Rosario, la ciudad brasileña de Porto Alegre y visitas esporádicas a Uruguay.

En Uruguay tendrá varios desafíos por delante.

Probablemente el primero sea hacer de Uruguay una selección que ataque, encontrándose con un plantel de primer nivel con jugadores como Rodrigo Bentancur (Tottenham), Federico Valverde (Real Madrid), José María Giménez (Atlético de Madrid), Ronald Araújo (Barcelona), Darwin Núñez (Liverpool) y Giorgian De Arrascaeta (Flamengo).

Se trata de un equipo con talento para una vocación ofensiva, pero que en Qatar desentonó. La selección careció de juego y estrategias de ataque de la mano de Alonso.

Bielsa tiene fama por hacer énfasis por proponer un fútbol atractivo, algo que fue un puntos flacos de la Celesta, particularmente en la última etapa de Óscar Tabárez (2006-2021) y muy claramente en la corta era Alonso (2022).

Uno de los desafíos claves de Bielsa es administrar la generación de jóvenes formada en Europa con logros individuales muy importantes, al mismo tiempo que los históricos Luis Suárez (Gremio), Edinson Cavani (Valencia) y Diego Godín (Vélez Sarsfield) se retiran de la selección.