El futuro legal de Ovidio Guzmán López está en el aire. El “Ratón” , hijo del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán , detenido la semana pasada con fines de extradición hacia Estados Unidos está en espera de que esa nación formalice su petición. En México, autoridades federales afirman que hay delitos en su contra, sin embargo, la defensa del joven sostiene que desconocen las acusaciones contra su cliente, por lo que de no formalizarse la extradición por parte de EU podría quedar libre.

La solicitud de extradición ¿Qué acusaciones enfrenta en Estados Unidos?

Guzmán López, líder de la agrupación “Los menores”, fue detenido el jueves pasado en Culiacán, Sinaloa, tres años después del episodio conocido como el «culiacanazo», cuando su captura se frustró luego de una ola de violencia que se desató en la ciudad. El hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán fue llevado al penal del Altiplano, en el Estado de México. El viernes pasado, el juez federal Gregorio Salazar Hernández ordenó prisión preventiva con fines de extradición a Ovidio Guzmán, por lo que se dieron 60 días al Gobierno estadounidense para presentar la documentación de extradición. La agencia Efe señaló que el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal de Almoloya de Juárez estableció que si la embajada de Estados Unidos no formaliza su pedido de extradición antes del 5 de marzo, decretará la libertad de Ovidio. Héctor Segovia Tavera, especialista de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle, confirma que a pesar de ser uno de los presuntos hombres más buscados por Estados Unidos, Ovidio Guzmán podría recuperar su libertad. «Si se aplica la Constitución y la petición no se configura de acuerdo con los estatutos que marca la extradición y no hay delito que se le impute en este momento, puede quedar en libertad, lo tienen que dejar en libertad», afirma. En septiembre de 2019, el gobierno de Estados Unidos pidió a México la extradición de Ovidio, quien era uno de los hombres más buscados por la justicia de ese país . Desde 2008, ofrecía una recompensa de 5 millones de dólares a quien ayudara a proporcionar información que permitiera localizar y capturar al “Ratón”, responsable de laboratorios donde se fabrican metanfetaminas. «La metanfetamina es vendida al por mayor a otros miembros del cártel de Sinaloa y a distribuidores basados en Estados Unidos y Canadá. Otras fuentes de información indican que Ovidio Guzmán López ha ordenado los asesinatos de informantes, un narcotraficante y un cantante mexicano popular quien se rehúso a cantar en su boda», dice la ficha. En Estados Unidos, Ovidio Guzmán enfrenta el delito de conspiración en la introducción de drogas. El 2 de abril de 2018, Ovidio Guzmán y sus hermanos, Iván, Joaquín y Jesús Alfredo, fueron acusados formalmente por un gran jurado federal en el Distrito de Columbia en los que los señalaba de «conspirar, confederar y distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana a los Estados Unidos». El gobierno de ese país debe realizar el proceso formal de extradición , entre ellos presentar pruebas de por qué se le busca. Tras su detención, Ovidio Guzmán fue llevado al Centro Federal de Rehabilitación Social en El Altiplano, donde también estuvo su padre.

¿Tiene acusaciones en México? Se le detuvo en flagrancia por varios delitos, posesión de armas de uso exclusivo del Ejército, tentativa de homicidio y otros, pero se puso a disposición de la Fiscalía General de la República, quien ejecutó la orden de aprehensión en términos de extradición y que está integrando las carpetas por los delitos del fuero federal, los que ya les mencioné y otros. ¿Ovidio puede quedar en libertad?

En México, la secretaria de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez, y el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, explicaron hay otros delitos por los que se le investigaría a Ovidio Guzmán: delitos contra la salud, por portación de armas de fuego, delincuencia organizada y tentativa de homicidio. Además que a Ovidio Guzmán se le detuvo en flagrancia por varios delitos, por los que la Fiscalía General de la Rpública (FGR), a cargo de Alejandro Gertz Manero, está integrando las carpetas. De acuerdo con Héctor Segovia Tavera, hay tres formas mediante las que se puede detener a una persona: por flagrancia, orden de aprehensión u orden de aprehensión con fines de extradición. En el caso de Ovidio Guzmán, comenta, quedan muchas dudas. «No nos dicen en posesión de qué arma, necesitan precisarlo. ¿Una pistola, una barret? y ¿en dónde la traía? Tienen que aclarar, tenemos que saber qué es lo que pasó?», añade. Cuando se realizó la primera captura de Ovidio Guzmán, el entonces secretario de Seguridad, Alfonso Durazno, explicó que la detención era para cumplimentar una petición de extradición de Estados Unidos, pero que en México no había ninguna orden de aprehensión. La defensa de Ovidio Guzmán desconoce los cargos. Alberto Díaz Mendieta abogado defensor informó que desconocen los delitos que se le imputan a su cliente en México, por lo que si el 5 de marzo, Estados Unidos no ha concretado su petición, su defendido podría obtener la libertad. «De momento, sólo hay una petición provisional. Porque el gobierno que lo requiere, por decirlo así, hace una promesa de formalizar una petición extradición, lo cual es un máximo de sesenta días. Por eso el juez ordenó esta detención por sesenta días, para que la petición formal se presente a la cancillería, la cancillería lo presenta a la Fiscalía federal y la Fiscalía a un juez», explicó Alberto Díaz Mendieta, en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula . El abogado señaló que si la Fiscalía General de la República no presenta una acusación formal contra Ovidio Guzmán, el joven de 32 años podría quedar en libertad. Si Estados Unidos concreta la petición de extradición, corresponderá a la Secretaría de Relaciones Exteriores determinar si procede o no. De acuerdo con el especialista en Derecho de La Salle, la Fiscalía General de la República ya debió presentar las imputaciones contra Ovidio. Expansión Política consultó a la Fiscalía sobre la carpeta de investigación, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta. «Si te detuve en flagrancia, independientemente de la orden de aprehensión que tenga con fines de extradición, pero te detuve por otro delito, se inicia un procedimiento como marca la Constitución. Declaras ante el Ministerio Público, se te pasa al médico, se te hacen saber tus derechos, se te nombra un abogado, y si hay elementos se pone a disposición del juez de control y el juez debe contemplar las dos situaciones, la flagrancia y ahí tiene 72 horas para resolver la situación jurídica. A parte es la petición de extradición que tiene 60 días», explica.

]]>